Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación así como para obtener datos estadísticos. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso. Pincha aquí para más información

Amenazas para las praderas

Amenazas para las praderas

Fotografía de Maria Stenzel

En el pasado, una cuarta parte de la Tierra estaba cubierta por praderas, pero ahora gran parte de ellas se han convertido en tierras de cultivo. Esto ha provocado una pérdida generalizada del hábitat silvestre.

La tierra de las praderas es rica, y permite el cultivo de casi cualquier cosa. Pero las prácticas agrícolas deficientes pueden arruinar el suelo y convertir las praderas en espacios baldíos y yermos. Si las cosechas no se rotan adecuadamente, los nutrientes del suelo desaparecen, y no se puede cultivar nada durante varios años. En comparación con las praderas, las tierras de cultivo ofrecen escasos o nulos recursos para las aves en época de reproducción. El ganado pacedor también destruye las praderas. En Estados Unidos solo se conserva el 5 por ciento de las praderas de antaño.

Amenazas

  • Si continúa el calentamiento global, las actuales praderas marginales pueden convertirse en desiertos conforme cambien los patrones de lluvias.
  • La tierra que en su día era incompatible con la agricultura intensiva, pero que daba sustento a familias rancheras y constituía un hábitat para la vida silvestre de las praderas, se está convirtiendo en terreno de cultivo intensivo.
  • El desarrollo de áreas urbanas está reduciendo cada vez más el hábitat de las praderas.
  • Variedades de soja, trigo y maíz resistentes a la sequía, al frío y a los herbicidas permiten cultivar praderas autóctonas.
  • En los lugares donde solo se planta un cultivo, las plagas y las enfermedades pueden expandirse fácilmente, lo que crea la necesidad de emplear pesticidas potencialmente tóxicos.

Soluciones

  • Continuar realizando iniciativas para educar a la población sobre la protección del suelo y la prevención de su erosión.
  • Proteger y restaurar humedales, que son una parte importante de la ecología de las praderas.
  • Rotar los cultivos para evitar el agotamiento de los nutrientes.
  • Plantar árboles para que actúen como barreras contra el viento.
  • Realizar quemas en temporada seca para recuperar el crecimiento y restaurar el calcio de la tierra que se forma en las hierbas secas.

Noticias Relacionadas

Medio ambiente A-Z

  1. Fox
  2. Foxlife
  3. National Geographic Channel
  4. NGWild
  5. Viajar
  6. Baby tv